Manifiesto


Creemos que las calles son gratis. Libres y vivos. Vivo y vibrante. Vibrante y multicultural. 

Ser libre no significa que no haya reglas. Sin embargo, las reglas de la calle son diferentes a las de la Ley y no las imponen las burocracias ni la opresión, sino la humildad y el respeto. 

Creemos que el arte callejero puede ser un canal importante para manifestar inquietudes, insatisfacciones, amor y protesta.

Las calles están llenas de esas manifestaciones y la gente se conecta con ellas, a veces hasta el punto de querer preservarlas de las pruebas del tiempo.

A veces, las personas quieren llevar estas artes a sus hogares, oa sus seres queridos, como recordatorios de un momento, un lugar, de una idea tan vibrante que no debería borrarse.

Debido a nuestra creencia en esa fuerza que tiene el arte callejero, hemos creado un incentivo para que esos artistas callejeros sigan presentándonos sus opiniones en forma de grafitis, murales, etiquetas, instalaciones, carteles, bombas y pegatinas.

Sabemos que es caro intervenir en las calles y por eso desarrollamos la plataforma Protagonista, que paga regalías a los artistas callejeros cuyas artes imprimimos nosotros.

Imprimir un graffiti o un mural no lo domestica ni lo descontextualiza, sino que permite una apropiación secundaria del espacio público; el primero realizado por el artista, el segundo, realizado por el ciudadano que acepta la obra del artista y que celebra el espacio público alterado.

Protagonista permite la transgresión de la transgresión.

 


es